Inicio Figuras Gentegol Reguilón, el niño que le da competencia a Marcelo

Reguilón, el niño que le da competencia a Marcelo

32
0

En la actualidad hay un joven que está llamando mucho la atención por su gran nivel de juego, hablamos de Sergio Reguilón, defensor del Real Madrid que a base de esfuerzo ha demostrado su gran capacidad, al punto de enviar a la banca a un mítico merengue como el brasileño Marcelo.

La historia de “Regui” como es conocido por sus amigos, ha sido de mucha lucha; formado en la cantera blanca, tuvo que salir del Real Madrid Castilla para hacerse con minutos en un Segunda B (una especie de tercera división, pero de gran nivel). A continuación la historia contada por Diario Marca.

 

Estaba deseando llegar al Madrid y a la Champions “sólo para restregárnoslo” por las vaciladas que se llevaba en La Rioja. Lo dicen sus excompañeros de la UD Logroñés, club donde Sergio Reguilón (Madrid, 1996) creció durante dos campañas (2015-16 y 2016-17).

La historia es conocida: de Segunda B a titular en el actual campeón del mundo y de Europa. Un salto tremendo al alcance de muy pocos.

“Jugadores que salen cedidos del Castilla a clubes de 2ªB hay cientos, pero no creo que tengan el convencimiento que él tenía de poder triunfar”, dice a MARCA Miguel Martínez, veterano portero del cuadro riojano.

Reguilón era la diana perfecta para todos. “No es normal que un chaval que acaba de llegar a un club coja tanta confianza tan pronto, pero con él nos cebábamos porque se dejaba. Se hacía querer, pero en los entrenos nos tocaba las pelotas hasta que ya íbamos a por él”, cuenta César Remón, capitán blanquirrojo. Ya desde entonces, para despejar las bromas, contestaba sin rubor: “Tranquilos chavales, cuando esté en Champions os mandaré entradas a todos”.

El momento ha llegado. Las entradas, también. “En el Logroñés éramos inseparables por eso de la edad (ambos tienen 22), ahora él está triunfando por Europa y yo en Tercera pero nos llevamos incluso mejor que antes. Eso dice mucho”, añade Fermín Sobrón, meta del modesto Haro.

Fermín, Regui y Santos comían prácticamente todos los días juntos. “Al ser vecinos, Sergio venía a mi casa que está a 100 metros. Pese a estar tan cerca, ¡el tipo venía en patinete! Para escaquearse de cocinar, me incordiaba con tonterías hasta que me hartase y le mandase al sofá. Un ‘caradura’ de manual”, apunta divertido Santos.

Cuando tocaba salir a comer, ‘la peña de la UD Logroñés 16/17’ (como así se llama el grupo de WhatsApp de compañeros que sigue más que activo), las opciones pasaban por la mítica calle Laurel de Logroño (los pinchos de solomillo con foie y las patatas bravas son sus favoritos) o los restaurantes El Egües y La Chula, conocidos por sus carnes.

Las tardes, como las de muchos futbolistas jóvenes, pasa por unos partidos de FIFA o Fortnite en casa tranquilos. “Es algo habitual, quedábamos en el piso de algún compañero. Cada uno lleva una cosa sencilla: café, galletas, algo de merienda… y te pasas las horas echando pachangas con los mandos. Los mosqueos que se pilla son curiosos”, desvelan sus socios.

El torpedo zurdo

Al menos los compensa cuando ejerce de anfitrión. “Las tardes que íbamos a la suya, en vez de sacar café, yogures o cuatro galletas como el resto, Sergio nos ponía jamón bueno, gambas y algo de vino. Un señor gourmet, quizá por eso él ahora está en el Madrid y el resto en Segunda B“, rememoran entre risas.

Encuentros que aún repite con ellos en su actual domicilio de Collado Villalba (el último fue en enero), y que entonces le hacía estar con la flecha para arriba tanto en las sesiones como en los partidos. “Nada más salir del vestuario, sin calentar, pegaba unos trabucazos durísimos que nos dejaba a todos con la boca abierta. Desde el primer momento nos sorprendió su físico”, dice Jaime Paredes. Quien insiste: “La gente se queda con el día que marcó cuatro goles al Athletic B, pero esa tarde lo increíble era ver cómo superaba a los de su banda. Estaba un puntito por encima del resto, verle patear la banda es algo tremendo. Lo que tiene mérito es que ahora lo hace igual como se ha visto en el Wanda Metropolitano en el Derbi contra el Atlético de Madrid”.

De Las Gaunas al Metropolitano o al Johan Cruyff Arena a base de galopadas, sacrificio y mucha calidad. “Al llegar a Logroño nos reíamos con él, ahora él nos manda botas y entradas tras haberle quitado el puesto al mejor lateral zurdo de la última década”. La ‘venganza’ de Regui llegó maridada con un buen Rioja.

Reguilón con uno de sus ídolos de pequeño, Cristiano Ronaldo. No llegó a compartir camerino con él.