Inicio Figuras Gentegol Jonathan De Guzmán y como fue superar la humillación vivida en el...

Jonathan De Guzmán y como fue superar la humillación vivida en el Nápoli

56
0

La historia del futbolista Jonathan de Guzmán salió a la luz gracias a la conversación que tuvo con el periodista holandés Bart Vliestra, hoy en día el jugador de raíces canadienses brilla en el fútbol alemán con el Eintracht Frankfurt, pero su camino ha estado lleno de altos y bajos, acá su historia.

Estamos en 2014, Van Gaal es el entrenador de Holanda. La “Naranja Mecánica” se encuentra en el grupo de España, Chile y Australia. De Guzmán es pieza clave en el 1-5 frente a España y acabará siendo titular en el juego -ganado 0-3- por el tercer puesto frente a Brasil.

Tras su exitosa etapa en el Swansea (2012-2014) donde gana la Capital One Cup y golea al Valencia 0-3 en Mestalla en la Europa League y el Mundial, De Guzmán llama la atención del Napoli de Rafa Benítez. Se produce su fichaje y aterriza en la Serie A por 6 millones de euros.

Su debut es fantástico. Sustituye al estandarte del club Marek Hamsik y marca el gol de la victoria en el 95′ frente al Genoa, en noviembre marca un hat-trick ante el Young Boys en la Europa League. Parece que De Guzmán puede ser clave. Hasta que llega el mes de marzo y todo cambia.

En marzo de 2015, De Guzmán se nota un bulto sospechoso en el estómago. El holandés se lo comunica al médico -Alfonso De Nicola- y éste tan sólo le aconseja que siga una dieta y descanse. La vida del futbolista cambiará para siempre.

El diagnóstico de De Nicola es erróneo y su tratamiento aún más equivocado. Pasa el verano de 2015 y llegamos al inicio de la temporada 2015-2016. Ya no está Rafa Benítez pero el incesante dolor de De Guzmán persiste. El Napoli no permite al jugador consultar a otro médico.

De Nicola dice que De Guzmán está al 100% para jugar. Sarri es el nuevo entrenador del Napoli y Giuntoli el director deportivo. Nadie cree al futbolista. Piensan que finge y en el último día de mercado le dicen que debe abandonar el club.

Pero De Guzmán no se rinde. Antes de relanzar su carrera quiere estar en forma y sano de nuevo. Así se lo comunica al director deportivo del Napoli, Giuntoli. El italiano le amenaza y afirma que si no se marcha, su carrera futbolística estará acabada y será ‘hombre muerto’

De Guzmán consulta a sus agentes y le aconsejan que se recupere en Napoli. El primer día de entrenamiento tras el cierre de mercado, Giuntoli coge a De Guzmán y le dice “Eh, perro sucio de mierda, ven aquí. Me dijiste que te irías”. Y le mete un puñetazo en la cara.

De Guzmán se vuelve loco y empieza a pelearse con De Nicola. El colombiano Camilo Zúñiga debe intervenir. Consigue separarlos y le dice al holandés que se vuelva a su casa. De camino a ella, intenta contactar con el presidente, pero De Laurentiis no le coge el telefóno.

El día siguiente tras la pelea, De Guzmán vuelve a acudir al entrenamiento. El hijo del presidente de Laurentiis, Edoardo, entra en escena y le dice “ya no vas a ir a ninguna parte. Te quedas en Napoli y eres hombre muerto”. El futbolista teme por su vida.

Los siguientes cuatro meses, el club lo aparta de sus compañeros. Sólo puede entrenar caminando o corriendo individualmente. Ninguno de sus compañeros se interesó por él. Ni el capitán Hamsik, ni las grandes estrellas del equipo.

Por fin, el club autoriza al futbolista a visitar a otro doctor. En 10 minutos, repito en 10′, el doctor diagnóstica una hernia a De Guzmán que debe ser operada. De nuevo en Napoli, De Nicola no permite que se opere. Hasta 2016, donde sale cedido al Carpi (2016) no se opera.

Tras 4 meses caminando y entrenando apartado del grupo, tan sólo un recién ascendido a Serie A como el Carpi quiere a De Guzmán en sus filas. El futbolista reconoce que “tenía depresión a mis 29 años”.

Finalmente, Jonathan de Guzmán es operado en Múnich por el doctor Ulrike Muschaweck, pero su cuerpo y su mente estaban tan destrozados por lo vivido en Napoli, que no dejó de encadenar lesión tras lesión.

En la 2016-2017, vuelve a Napoli tras el descenso del Carpi y Sarri le da la oportunidad de jugar en el Napoli, pero las lesiones se suceden una tras otra. De nuevo, el jugador sale al Chievo Verona.

Con 30 años y tras una buena temporada donde disputa 27 partidos en Serie A, el mercado asiático llama a su puerta. Tiene la oportunidad económica de su vida. Pero no. De Guzmán la rechaza porque quiere volver a brillar al máximo nivel. Y ficha por el Eintracht de Frankfurt.

2017-18. Se convierte en pieza clave en el Eintracht de Frankfurt de Kovac en el tramo final. Como titular, acaba ganando por 3-1 al todopoderoso Bayern de Munich en la final de la DFB Pokal (copa alemana) y el equipo se clasifica para la Europa League. Pasó la pesadilla.

Actualmente, Jonathan de Guzmán es el motor del equipo revelación de la Bundesliga; “Hay futbolistas que están totalmente destrozados y nadie lo sabe, porque desde el exterior no se conocen todos los detalles. Un jugador que ya no juega ya no es interesante. Los clubes controlan la comunicación y tú no puedes hablar. Ahora es mi turno”. Así cierra De Guzmán.

Esta es la historia de un futbolista que, en su cúspide, recibió un trato inhumano por parte de uno de los clubes más grandes de la Serie A, el Napoli. Un camino traumático absolutamente terrible y que ningún jugador debería volver a recorrer jamás. De Guzmán debe ser escuchado.